Make your own free website on Tripod.com
 
 

SOBRE EL ORIGEN DE LA RADIODIFUSIÓN: DE LA PSEUDOPATERNIDAD AL VELAMIENTO HISTÓRICO.

 

Ricardo Daniel Toledo
dtoledo@unsl.edu.ar
UNSL
 
 
 

Palabras clave: orígen- radiodifusión- comunicación

 

Introducción
 
 

Este trabajo considera que para indagar la génesis de la radio es necesario establecer criterios elementales de diferenciación entre radiocomunicación y radiodifusión, generalmente interpretadas como análogas, pero que encierran diferencias más que semánticas.

Desde esta investigación se entiende a la radiocomunicación como toda telecomunicación transmitida por ondas radioeléctricas y radiodifusión como un servicio de radiocomunicación cuyas emisiones se destinan a ser recibidas directamente por el público en general, unida de una característica fundamental: la periodicidad o regularidad de las emisiones.

Entonces el hecho de que Guillermo Marconi haya patentado la telegrafía sin hilos en 1.896 ó 1.897, no le confiere la paternidad de la radiodifusión. Por añadidura carecería de sustento técnico e histórico la postura generalizada que sostiene que la radio es un medio centenario. Sí es

válido reconocer el aporte de Marconi como la de tantos investigadores que contribuyeron al nacimiento de la radio. Muchos de ellos ignorados como Roberto Landell de Moura, sacerdote y científico brasileño sindicado como el autor de la primera radiotransmisión de la voz humana, o Enrique Susini y un grupo de entusiastas radioaficionados, quienes inauguraron desde el teatro Coliseo de Buenos Aires, la primera transmisión de radiodifusión de Argentina, y probablemente una de las primeras del mundo.

Al igual que la mayoría de los grandes inventos, la radio es el resultado de una serie de descubrimientos. Desde esta premisa se infiere que atribuir el nacimiento de la radio a una persona, o a un solo acontecimiento de trascendencia científica, constituye un acto que minimiza el rico historial radiofónico y relega a muchos hombres que con ingenio y sabiduría coadyuvaron al nacimiento de la radiodifusión.
 
 

Desarrollo

En internet Salvador Escamilla crea una página virtual titulada " 100 años de radio", y por si quedaran dudas le incorpora el subtítulo "1897-1997 Centenario o de la radiodifusión". Junto a la foto de Guillermo Marconi se destaca este texto: " Año 1.897, primera experiencia en Inglaterra. Establece comunicación a través del canal de Bristol. El 2 de julio de ese Año se otorga a Marconi la patente inglesa de telegrafía sin hilos".

En el programa "Cuestiones de hoy" : Radios alternativas y comunitarias: un ejemplo boliviano (edición 1 de 1998) del Servicio Magazines de RadioFrancia Internacional, José Rosas productor y responsable de esa emisión afirma taxativamente que "la radio es un medio centenario".

Desde estas afirmaciones surgen interrogantes que intentaremos responder, no con la intención de acercar "la verdad", pero sí con la premisa de aproximar otra posición:

En ambas afirmaciones ubican a Guillermo Marconi prácticamente como el padre de la radio. No se dice la radio "casi" centenaria , o "desde esta posición consideramos que... ". Además surgen dos cuestiones que estimamos deben considerarse:

En primer lugar debería tenerse en claro qué objeto investigamos, el nacimiento de la radiocomunicación o el nacimiento de la radiodifusión,? ,palabras éstas tomadas como análogas, pero que encierran diferencias más que semánticas

Al analizar en este caso el nacimiento de la radio, entramos en un terreno resbaladizo como lo es la historia. Desde este lugar nos preguntamos qué hecho o hechos resultan significativos para datar el nacimiento de este medio.

Otra duda que se desprende de este análisis es si alguna convención internacional con representatividad mundial adoptó alguna fecha para que represente "ese día" como el del nacimiento de la radio.

Teniendo en cuenta el impacto que significó la radio, cómo es que en 1.997 ó 1998 no se haya festejado con bombos y platillos el Centenario de la radio. Puede pasar inadvertido un acontecimiento tan importante?.

Únicamente EE.UU junto a países europeos tuvieron un protagonismo directo en el alumbramiento de la radio? Cuál fue el grado de protagonismo de los países integrantes del continente Americano en general y de nuestro país en particular.?

Es válido atribuir el nacimiento de la radio a una sola persona. A un solo acontecimiento de trascendencia técnica y científica.?
 

Mucho más que palabras parecidas

Al abordar este tema y en virtud de su complejidad, se hace necesario delimitar el objeto de estudio. Aquí es válido clarificar a qué área de las telecomunicaciones queremos acercarnos, teniendo presente que las telecomunicaciones tienen una larga historia, que va desde la comunicación por medio de tambores hasta el satélite e internet. El periódico a lo largo de su historia se ha servido de todo tipo de medios para comunicar con celeridad las noticias: desde la utilización de mensajeros y palomas mensajeras, pasando por el teléfono aéreo, óptico, terrestre y submarino; el teléfono, radiotelégrafo, teletipo, telex y toda la variedad de telecomunicaciones, hasta las comunicaciones satelitales y la teleinformática.

Desde un punto de vista conceptual se entiende que "telecomunicación" es toda transmisión, emisión o recepción de signos, señales, escritos, imágenes, sonidos o informaciones de cualquier naturaleza por hilo, radioelectricidad, medios ópticos u otros sistemas electromagnéticos. En tanto la "radiocomunicación" es toda telecomunicación transmitida por ondas radioeléctricas, que se propagan por el espacio sin guía artificial. Por extensión el servicio de radiocomunicación implica la transmisión, la emisión o la recepción de ondas radioeléctricas para fines específicos de telecomunicación. Sobre la base de lo expuesto se desprende que la telegrafía con hilos es un sistema de telecomunicación que posibilita la transmisión y recepción de señales (morse) a través de un contacto físico (el cable).

Antonio López de Zuazo Algar en su "Diccionario del Periodismo", define a la radiofonía como a una transmisión de sonidos mediante ondas hertzianas para el público en general, que requiere una estación emisora y un aparato receptor. Desde su "Diccionario de información, comunicación y periodismo", Martínez de Sousa conceptualiza a la radiotelefonía como un sistema de comunicación telefónica entre dos estaciones por medio de ondas radioeléctricas. A modo de ejemplo la comunicación entre estaciones de radioaficionados es una comunicación radiotelefónica, es decir, se establece un intercambio de palabras a través de las ondas electromagnéticas. Si en lugar de generar un intercambio de la palabra hablada, lo hicieran mediante el código morse, se diría que ambas estaciones establecen una comunicación radiotelegráfica.

Para la Unión Internacional de Telecomunicaciones (U.I.T.), el "servicio de radiodifusión" es un servicio de radiocomunicación, cuyas emisiones se destinan a ser recibidas directamente por el público en general. Dicho servicio abarca emisiones sonoras, de televisión o de otro género.
 

Sed de comunicación a distancia

Nos situamos en un mundo que necesitaba mejores comunicaciones. A lo largo de la década de 1890 y los primero años del siglo veinte, los científicos de EE.UU., Alemania, Rusia y Gran Bretaña trabajaban intensamente para resolver varios interrogantes sobre unas supuestas ondas. Las tecnologías disponibles para estos investigadores eran comparables. Así el récord de invenciones que ayudaron a que la radio fuera una realidad fue una sucesión de investigaciones e invenciones por parte de un importante grupo de científicos.

Los nombres de investigadores que citaremos en este trabajo, no agota el extenso listado de científicos que ayudaron a perfilar las telecomunicaciones tal como hoy las conocemos. En una manera de aproximarnos a la radiocomunicación se puede situar en este complejo proceso de inventos y contrainventos, descubrimientos y redescubrimientos a Hans Oersted, quien había determinado la primera conexión empírica entre electricidad y el magnetismo, y a Michael Faraday, científico que descrubrió la corriente inducida (campos de propagación de las ondas eléctricas a través de líneas de fuerza), de este modo consiguió esbozar las leyes generales que regían el comportamiento electomagnético de la materia. Faraday conceptualizó al campo energético como un espacio surcado de líneas de fuerza invisibles que provocan los movimientos por diferencias de energía.

Después el escocés James Clark Maxweel asume el inmenso legado de Faraday. Maxweel resume su trabajo en una teoría dinámica del campo electromagnético. En esa obra sostiene que la oscilación de una carga eléctrica produce un campo electromagnético que se extiende a partir de su fuente y hacia fuera a una velocidad constante. El científico llegó a la conclusión de que la luz misma debía ser una forma de radiación electromagnética, idea que a primera vista ponía fin a una disputa científica de años. Maxweel sentó las bases de estudio para el ulterior conocimiento de las ondas hertzianas o electromagnéticas.

 

Estamos en onda?

Estas ondas reciben la denominación de "oscilaciones electromagnéticas, porque su origen es eléctrico. La fuente natural más conocida de ondas electromagnéticas es el sol. Sin embargo es el hombre quien manipula una amplia gama de ondas electromagnéticas, principalmente en el campo de la radiocomunicación.

La denominación electromagnética se debe a que estas ondas están formadas por un campo eléctrico y un campo magnético asociados, y la propagación se hace sin que sea necesario un soporte material para las mismas. De esta manera queda establecida la posibilidad de enviar señales de base eléctrica de un emisor a un receptor, sin necesidad de cable, simplemente estas señales viajan a través del éter.

Sobre la base de las investigaciones de Maxweel, el alemán Heinrich Hertz, profundiza los estudios y logra detectar y medir las ondas electromagnéticas, desde entonces y en su honor reciben el nombre de ondas "hertzianas. La telegrafía sin hilos es una aplicación práctica de los hechos experimentales establecidos por Hertz. Sus descubrimientos sirvieron más tarde para el desarrollo de las técnicas radiofónicas.

A partir de los trabajos de Hertz, muchos científicos concretan interesantes investigaciones que ayudan a consolidar las bases para las futuras radiocomunicaciones:

En 1.890 Eduardo Branly, profesor del Instituto Católico de París, inventa el primer detector de ondas radioeléctricas: el cohesor. En 1894 el inglés Oliver Lodge, en el Real Instituto de Londres, establece la primera comunicación en morse a 36 metros de distancia. Lodge contribuyó al desarrollo de la telegrafía sin hilos con la invención de un aparato de sintonización. El perfeccionamiento de la recepción también aumentó cuando el científico ruso Alexander Popov, intensificó la sensibilidad del aparato receptor con la incorporación de la antena.

 

De la radiotelegrafía a la radiotelefonía

El estadounidense Samuel Morse inventa un sistema telegráfico que se impondría en todo el mundo. Para concretar su invención Morse se valió de los conocimientos de dos importantes científicos. En París conoció a Andre-Marie Ampére, quien debe su inmortalidad al hecho de haber sustentado las bases de la electrodinámica, contribuyendo así a la ciencia del electromagnetismo. En su viaje de regreso, Morse había charlado largamente sobre las propiedades del electroimán con el profesor Charles Jackson, quién años después ante el éxito del telégrafo electromagnético de Morse, lo demandaría por plagio, aunque sin éxito. El sistema de Morse se basa en la utilización de corriente eléctrica suministrada por una pila que era interrumpida a intervalos por un electroimán. En 1.838 presenta su invención: el alfabeto o código que lleva su nombre, y la primera transmisión de telegrafía sin hilos la concreta ese año en la Universidad de Nueva York. Para L. Gutierrez Espada, ese acontecimiento marca la fecha de inicio de la historia de los medios auditivos, visuales y audiovisuales.

Otro antecedente importante lo constituye la transmisión de la palabra, en un primer momento a través del cable. En ese sentido y previo a los aportes de Houke, Chappe, Page, Boursel, y Reis entre otros investigadores, el escocés Alexander Graham Bell centra sus trabajos más importantes en la conversión de los sonidos en corrientes eléctricas que una vez trasladados a otro dispositivo situado a distancia, permitiesen nuevamente su conversión en sonidos. Así el 14 de febrero de 1.876, Bell patenta "su invento": el teléfono. Dos horas después se presenta Elisha Gray con un sistema muy semejante al de Bell. Elisha Gray perdió la patente del teléfono por haber llegado a la oficina de patentes dos horas más tarde.

Es válido recordar que el primer paso para lograr que la radiotelegrafía se convirtiera en radiotelefonía fue la invención de John Fleming de la válvula "diodo" inalámbrica, siendo éste un detector más valioso para las ondas electromagnéticas. Lee de Forest mejoró el invento de Fleming al convertir la válvula "diodo" de dos elementos en la válvula "tríodo". Este tercer elemento posibilitó amplificar una corriente débil hasta hacerla fuerte (tiempo después se descubrió que los triodos podían utilizarse para la generación de corrientes). A esta válvula se debe la posibilidad de convertir en una realidad práctica la emisión de la palabra y la música.
 

La marconización de la T.S.H. (telegrafía sin hilos)

Augusto Rigui, estudioso y vecino de Hertz inicia a Guillermo Marconi en el estudio de las ondas electromagnéticas. Con habilidad e ingenio Marconi combina los estudios e invenciones precedentes.

En 1896 Guillermo Marconi presenta con éxito las primeras experiencias radiotelegráficas, al enviar señales a través del canal de Bristol, a 15 km de distancia.

En 1901 Marconi tenía en mente concretar la primera transmisión a través del Atlántico. El 12 de diciembre de ese año es autor de la gran conquista técnica al unir EE.UU. con Inglaterra a través de una comunicación radiotelegráfica. El contacto se logró utlizando lo ionósfera, la envoltura de partículas ionizadas que rodea a la tierra, y que en el momento de la transmisión trasatlántica todavía no había sido descubierta. Recién un año después Oliver Heaviside y A. Kennelly descubren la primera capa que constituía la atmósfera. El descubrimiento de la región ionizada extendida entre 90 y 320 km por encima de la tierra, es conocida hoy con el nombre Kenelly-Heavside capaz de reflejar las ondas radiofónicas de onda corta, permitiendo transmitir emisiones por toda la tierra.

El hecho de obtener la patente en 1.896 ó 1.897 le significa a Marconi el inicio de una maratónica actividad comercial que estuvo teñida de características monopólicas, al punto que en 1.903 ordenó que sus operadores no establecieran contacto con estaciones que no fueran de su compañía. Además entabló numerosos juicios contra empresas que utilizaban sus patentes. De este modo ganó sustanciosos juicios que contribuyeron a engrosar su ya importante patrimonio.

Desde 1906 se impulsan medidas para desestructurar el avasallante monopolio que había construido Marconi, de ahí la derivación de "Marconización" de la telegrafía sin Hilos.

Una de las medidas que se destacan es la creación de la organización internacional conocida como Unión Radiotelegráfica Internacional , que junto al Reglamento de Radiocomunicaciones lograron contrarrestar el monopolio de la Compañía Marconi.
 

La voz en la radio

Se mencionó en párrafos anteriores que Alexander Bell descubrió que las vibraciones de ondas sonoras se convertían en una corriente eléctrica fluctuante, que a su vez era enviada por un alambre antes de convertirse nuevamente en ondas sonoras. Así en la primera década del siglo XX muchos investigadores se preguntaban si el proceso descripto sería igual sin el cable. Reginald Fessenden responde este interrogante a principios de 1.900, cuando pudo originar una corriente continua de ondas, todas de la misma longitud y por lo tanto de la misma frecuencia. De esta manera la historia oficial dice que Fessenden transmite por primera vez la palabra humana a través de las ondas electromagnéticas, dando origen al sistema "dúplex" de radiotelefonía.

En este tramo de la investigación nos encontramos con una interesante sorpresa que tiene como protagonista a un científico y sacerdote brasileño. Veamos: desde la revista chilena "¿Qué pasa?",Nº 1.439, Carmen Gloria Ramos sostiene que "en 1.906 el profesor Fesseden logró transmitir en América la voz humana por radio". En tanto Gutiérrez Espada en su "historia de los medios audiovisuales", afirma que "Fessenden patenta en 1.901 un equipo para transmitir modulaciones de voz por medio de ondas radioeléctricas, cuya primera experiencia no fue llevada a cabo hasta 1.902, al escuchar por un auricular telefónico, voces emitidas desde una emisora, situada a un kilómetro de distancia". Pero fue en 1.906 cuando el aporte de Fessenden tuvo verdadera repercusión al realizar desde Brant Rock (Masssachusets) una emisión con alcance de 300 km., que en algunas zonas fue superada.

Desde Brasil proviene un dato revelador: a través de un reportaje publicado el 16 de julio de 1.988 en un diario de Puerto Alegre y de datos suministrados por FEPLAM (Fundación Educación Padre Landell de Moura) se afirma que el sacerdote y científico Roberto Landell de Moura fue el que consiguió la primera transmisión de la voz humana sin la utilización de hilo conductor. El 3 de junio de 1.900, el sacerdote consigue la irradiación de una onda electromagnética modulada con una señal de audio, cubriendo una distancia de 8 km. entre barrio Santana y los altos de la Av.Paulista de San Pablo. El 9 de marzo de 1.901 el padre Landell de Moura obtiene por su invención, la patente 3.299 para un aparato destinado a la "transmisión fonética a distancia, con hilo o sin él, a través del espacio, de la tierra y el agua" (la patente 3.299, privilegio 2.833 está disponible en el Archivo Nacional de Brasil). Con dificultades Landell consigue en Estados Unidos tres cartas de patente para un "transmisor de ondas", precursor de la radio, el 11 de octubre de 1.904, "teléfono sin hilo" y "telégrafo sin hilo", el 22 de noviembre de 1.904.
 

El sur también existe

Así como no es tenido en cuenta el aporte brasileño, parece que la contribución argentina también duerme en el baúl del desconocimiento. Que los norteamericanos o europeos desconozcan o finjan ignorar esta parte de la historia es un hecho recurrente que se da habitualmente en otras áreas del conocimiento. Pero esta situación suele tornarse incomprensible cuando las propias investigaciones de países latinoamericanos, "sintonizan" con la posición europea o norteamericana, muchas veces cimentada en la omisión solapada.

El periodista Carlos Ulanovsky en su libro compartido "Días de radio" inicia el capítulo uno con este interesante relato: "Miren, muchachos: si un día, nosotros, pudimos escuchar por radio el canto de un gallo, debe existir la posibilidad de transmitir la voz humana. O la música. ¿Se imaginan qué grandioso sería?, preguntó a sus tres amigos, estudiantes de medicina, el doctor Enrique Telémaco Susini. Corría 1.917." Tres años después, el 27 de agosto de 1.920 se concreta la primera emisión argentina de radiodifusión. Enrique Susini, Cesar Guerrico, Miguel Mujica y Luis Romero Carranza, logran transmitir desde el Teatro Coliseo de Buenos Aires, la obra "Parsifal" de Ricardo Wagner. En 1.938 una comisión especial, analiza esa primera experiencia y determina que se "autoriza a considerarla la primera transmisión argentina de radiodifusión, por el hecho de que desde entonces se brinda una emisión diaria y regular".

En todo el abanico de bibliografía extranjera que se ha consultado para esta investigación se desliza un dato convergente que proyecta a la estación KDKA de norteamérica como la primera estación de radiodifusión del mundo. Sobre esta cuestión es dable decir que en Estados Unidos, la radiodifusión nació dos meses más tarde que en nuestro país y así lo reconoce una publicación allí originada: "El primer programa de radio salió al aire a través de la KDKA en Pittsburg en la tarde del 2 de noviembre de 1.920, con los resultados de las elecciones presidenciales Harding-Cox".

Fue la Argentina, el primer país en el mundo que organizó su servicio de radiodifusión?. De acuerdo al propio Susini y a Ricardo Gallo, autor de "La radio, ese mundo tan sonoro", la respuesta es afirmativa, porque se considera que la transmisión de "Parsifal", tiene valor en sí misma por ser la primera en el mundo que ofrecía una opera completa. Además adquiere relevancia porque señala el inicio de la regularidad en el servicio, requisito indispensable que indica que se ha pasado del proyecto a la concreción de la obra.

A modo de cierre de este trabajo, y como un homenaje a los ochenta años de la radiodifusión en Argentina, se transcribe la reflexión del historiador Ricardo Gallo:

"La radiodifusión no fue un invento argentino, como tampoco atribuible a otro país; si existe un inventor, permanece en el anonimato. El mérito argentino consistió en haber organizado por primera vez en el mundo, un servicio de radiodifusión regular y sistemático, desde la momorable noche del Coliseo. Reconocer y valorar la obra resultará más provechoso que entrar en discusiones bizantinas acerca de qué país fue el primero"



Bibliografía

Bosetti, Oscar: Radiofonías. Palabras y sonidos de largo alcance. Ediciones Colihe,Bs.As., 1.994.

Gallo, Ricardo: La radio. Ese mundo tan sonoro. Vol. 1 Los años olvidados. Edit. Corregidor, Bs. As.

Gutiérrez Espada, Luis: Historia de los medios audiovisuales. Tomo 1. Ediciones Pirámide, Madrid, 1.979.

Hernández Hernández, Afrodisio: La telecomunicación como factor histórico, Colección Estudios, Ministerio de Gobernación, Madrid, 1974.

Martínez Abadía, José: Introducción a la tecnología audiovisual, Ediciones Paidós, Barcelona, 1.991.

Martínez de Sousa, José: Diccionario de Información, Comunicación y periodismo, Editorial Paraninfo, 1.992.

López de Zuazo, Antonio: Diccionario del Periodismo, Ediciones Pirámide, Madrid, 1.989.

Michaelis, Anthony R: Del semáforo al satélite, Unión Internacional de Telecomunicaciones, Ginebra, 1.965.

Ulanovsky, Carlos y otros: Días de radio. Historia de la radio en Argentina. Espasa Calpe, Bs. As., 1.995.

Williams, Raymond: Historia de la comunicación. Vol.2. De la imprenta a nuestros días, Bosch, Barcelona, 1.992.

Búsqueda on-line

Unión Internacional de Telecomunicaciones. U.I.T.- Terminología de telecomunicaciones, agosto de 2.000. http: www.itu.int/.

Escamilla, Salvador. 100 años de radio. Web Site, noviembre 1999. http://www,weblandia.com/radio/init-e,htm.

La era de la información. De la clave Morse al cohesor de Branly. Agosto de 2000. http: // www.cft.gob.mx.

La era de la información. La teoría de Maxwell: dinámica del campo electromagnético. Agosto de 2.000 . http: // www.cft.gob.mx/html/la_era/magic/es2.html.

Curso de Periodismo digital. Historia de las telecomunicaciones. http: // galeon.com/periodismo-digital/histde.htm

Qué pasa: TIEMPOS MODERNOS. Aires de revolución, por Carmen Gloria Ramos. http: // www.quepasa.cl/revista/1439/32.html

Roberto Landell de Moura. Su obra y sus luchas. http: // www.geocities.com/Athens/Olympus/4133/espanhol.htm

Orígenes de la comunicación humana y desarrollo de la comunicación eléctrica. http: // www.teoveras.com.do/Origenes%20Telecoms.htm.

(*Obs.:Las partes en azul oscuro, no estan en el original, pero han sido hechas por el  autor de la página de Landell en internet)



Pedido de permissão ao autor do artigo para publicá-lo:
 
Hola caro Ricardo,
Encontré este escrito en la internet y me gustaria publicarlo en
las páginas que tengo sobre la vida y la obra del cientista
Roberto Landell de Moura y entonces le pido la permisión.
 
Gracias
Luiz da Silva Netto
http://members.tripod.com/RLandell
http://www.rlandell.hpg.ig.com.br
 
 Resposta:
Estimado Luiz. Con mucho gusto puede publicar el trabajo. Felicitaciones por la tarea de difusión que Ud. realiza. Me pareció muy interesante el aporte del padre Landell de Moura y es nuestra tarea de que todo el mundo lo conozca. Ojalá que mi humilde investigación contribuya a democratizar el conocimiento sobre este tema.
Atte.:
 
      Daniel Toledo
Dpto.Producción y Programación
Radio Universidad Nacional de San Luis
dtoledo@unsl.edu.ar
 
Retornar à la página principal
 
Retornar à página principal